sábado, mayo 15, 2010

(no conozco vena que guarde tanto aroma)

Si aprendo que la vida no es lucha de trincheras
porque ignoro del mundo lo preciso
y absorbo lo precioso que se pierde…
deberá ser que sigo borracho entre tus manos,
ebrio con todos tus sentidos,
-y hasta alguno más que no me otorgas
o ignoro si lo haces
o haces o ni hicieras
flores que se vuelven miradas de relámpago-
enfermo de empeño y de deseo;
fugitivo de ser un epitafio.

3 Comments:

Blogger ybris dijo...

Borracho entre unas manos,
enfermo de empeño y de deseo,
fugitivo de ser un epitafio.
Bellas y tristes imágenes de aquello en lo que nos convertimos cuando no estamos a la defensiva ante la vida sino que absorbemos lo precioso que se pierde.

Abrazos.

16/5/10 5:16  
Blogger gaia07 dijo...

Aprende pronto… y ve.
Enfermo no durarás mucho, o sanas o feneces.

16/5/10 21:55  
Blogger UMA dijo...

Un nodo...que no es obstáculo.
La cinta de Moebius
:-)
Besos!

17/5/10 14:59  

Publicar un comentario

<< Home