sábado, octubre 31, 2009

Especie quinta

Afinar el tacto de la roca
como meta a tan poca incertidumbre:
árida certeza, pasión con nombre
ambivalente o tríptica pentódica
(sanarse en ti hasta caer enfermo
de vida y sueño, y sombra a ras del viento
y ser alga más que no recuerdo)

Invertebrar el esqueleto,
queratinarse como quien luego se amotina
amontonando amor de quinta especie.




Mística y música repito

2 Comments:

Anonymous Anónimo dijo...

"Pero el silencio es cierto. Por eso escribo. Estoy sola y escribo. No, no estoy sola.
Hay alguien aquí que tiembla."


A.Pizarnik

31/10/09 16:46  
Blogger UMA dijo...

Me disuelvo, y así me sigo colando en los resquicios de tus letras...
Sigo estando en cada cauce que generás, me dejo ir, lenta y pacífica, lánguida al son de la música que enmarca tan bello poema.

Sí, seguramente le damos vuelta a lo más sencillo, decís verdad.

Y seguramente ese bello "ser-nos" que nos une también sea eterno, lo atesoro, lo acaricio como un gran tesoro.
De golpe me vienen ganas de abrazarte nuevamente, seguramente con alguna lágrima que no podría contener.

Besos, desde ésta, nuestra luna, 'adorable puente'.

1/11/09 1:36  

Publicar un comentario

<< Home