sábado, julio 11, 2009

Estaba en lo cierto

Luego le pondré título, o acaso no lo haga. Estoy en Madrid de nuevo, esta vez para escuchar a Rolo en Libertad 8, una mierda de sitio, aunque ha sido un gran concierto. Hay que joderse con los libertarios relapsos, son de la peor estofa, de ínfima calaña. Uno ya espera que en un bar que tiene porteros con corbata y mujeres "gancho" le jodan los dineros que tanto cuestan de ganar al proletario... pero en "Libertad 8".... crea la fama y échate a dormir. Más que triste, troskísimo.
Pero bueno, hablemos de otras cosas.

A menudo acabo solo andando las ciudades por las madrugadas (me ha pasado en tres continentes) y casi siempre es algo que, sin buscarlo, no lo evito, siempre me atrae la negrura de lo desconocido, la blancura de la sorpresa, la gris medianía de lo insospechado, la sordidez de los desesperados por echar un polvo, o las desesperadas... y no es que enjuicie la desesperación, no, no, se me ha metido dentro muchas veces, enjuicio sus causas.

Y es que volvía al hotel pensando en unos ojos como gaviotas que sobrevuelan el mar imaginario que siempre construyo al sur de Atocha (no, lector avezado, no tan al sur, sólo a un par de kilómetros). A veces son verdes o azules, pero casi siempre son marrones con lágrimas azabachadas, tan incontenibles como densas, una incontenible ancla y un insobornable plomo, granítico marrón en las cegadas ventanas. Y ella me miró y simplemente me preguntó

-¿Qué te pasa a vos?
- Observo a un día que se escapa.
- ¿Fue muy triste?
- No, en absoluto, sólo invitó a la disidencia.
- ¿Disidencia? ¿de qué?
- De buscar respuestas.
- ¡Ché! ¡Esa fue buena! te invito a una copa.
- Sólo si es una cerveza.
- Lo que vos querás.

Y me tomé la cerveza. Y nos reímos un rato. Y ella se marchará en octubre de nuevo a la Argentina después de once años en España. Y cuando le pregunté

- ¿Por qué te volvés para allá?
- Bueno, por que acá no puedo ser feliz.
- No te noto triste.
- Ché, no puedo ser tan feliz como sé serlo.

Y la creí. Supe que estaba en lo cierto.

3 Comments:

Blogger Ego dijo...

Como te dije de madrugada, yo también la creo.
Aunque la hayas creado tú.
O no.
Un (b)eso desnutrido

11/7/09 17:15  
Blogger gaia07 dijo...

Yo también la creo. Ni puedes ni te dejan.
Un abrazo

14/7/09 23:16  
Blogger DaliaNegra dijo...

No puedo ser tan feliz como sé serlo.Insuperable.

16/7/09 1:16  

Publicar un comentario

<< Home