jueves, octubre 28, 2010

Mecánica ondulatoria (II)

Al asalto nos toman las lágrimas

Un nombre nos define ahora.
Un nombre nos define luego:
Un nombre define dospi
(o cuatropi, o un múltiplo par de pi que no sé si tiene sentido)
ergo
un nombre no define nada, pero delimita.

Argonautas de los límites, brindemos
porque todo lo extinguido nos asalte en lágrimas.

2 Comments:

Blogger ybris dijo...

Dentro de los irracionales están los trascendentes.
Siempre me gustó más la trascendencia de pi que la de e o la de 2 elevado a raíz cuadrada de 2.
Quizás por su relación con lo ondulatorio.
Y, según te leo, por su capacidad de delimitar, más que de definir.
Pues sí: "brindemos/ porque todo lo extinguido nos asalte en lágrimas."
¡Si Schrödinger levantara la cabeza!

Abrazos.

28/10/10 5:59  
Blogger gaia07 dijo...

No puedo comentar esto.
Ya te dije que no me acerco a los límites a no ser con alguien conocido.
Quiero llorar y no puedo. Y emborracharme tampoco.
Un beso

15/11/10 20:56  

Publicar un comentario

<< Home