sábado, noviembre 21, 2009

En yoduro potásico.

Amarillo tiniebla
en voz cruzada,
o verde corazón que vino en sangre:
rebelión sin quejido,
nostalgia en vena
en dosis de dos mil quinientos miligramos.

Terrón de mar, mueble de azúcar,
y sonrisa de voz entremudada,
entre tus voces arraiga la deriva
incluso el rumbo o su derrota.

Sí. Si un tal vez usó silencio
un jamás que siempre no
anidó contigo,
y queda la calma enfurecida
de saberte a sal
y yo a yodo.

2 Comments:

Blogger ybris dijo...

Sabor a sal sobre el color del yodo.
A veces es el mar la voz de la deriva.
Sonido, olor, color, sabor, distancia.
Ese jamás que nunca se aposenta.

Un abrazo.

22/11/09 5:19  
Blogger gaia07 dijo...

Si el yo, mudando del negro al violeta y siendo su esencia acogerse a cualquier elemento para reaccionar… y el tú, compuesto positivo y negativo, reacciona a lo esencial del yo con la misma fuerza… es químicamente natural que la reacción acabe siendo neutra.

¿O no?

22/11/09 21:14  

Publicar un comentario

<< Home