martes, noviembre 10, 2009

Inadvertido

Le pediré el mar…

Le pediré el mar
y me dará la niebla,
como quien da las gracias o la hora:
sin hondura ni atención,
inadvertidamente.


By the sea (La eternidad y un día, BSO), Eleni Karaindrou.
Para descargar la canción
pulsad aquí con el botón derecho.




PS.- Al hablar del mar, recordé está escena de Todo está iluminado: ella es Martinska. La escena que he seleccionado la podéis descargar  (botón derecho, guardar como)
Dura 3 minutos y pesa 22 MB, yo no sé si merece la pena.

6 Comments:

Blogger Laluz dijo...

Pedir el mar, dar el mar, y que naden como si fuera un vaso de agua.

Que manera de robar inmensidad..
Que aburrimiento.

10/11/09 20:09  
Blogger Laura dijo...

qué hermoso, carz
y qué casualidad
yo ayer también andaba pidiendo el mar
jeje

un besazo grande

10/11/09 23:47  
Blogger ybris dijo...

El mar nos da a veces lo que no le pedimos.
El modo como lo hace, sin embargo, es impagable.
El vídeo es turbadoramente bello.

Abrazos.

11/11/09 6:05  
Blogger La paciente nº 24 dijo...

Entonces pídele la niebla, quizás nunca tuvo un mar para darte.

11/11/09 10:55  
Blogger Hipatia dijo...

También he sucumbido a los miedos y encantamientos del Mar, ¡me persigue hasta mi nombre!
Es viejo el condenado...
Cuando lo miro y veo en su espalda el horizonte, se me aflojan todas las ausencias y me doy un baño de melancolía.
Un abrazo, amigo mío.

12/11/09 10:13  
Blogger gaia07 dijo...

Inadvertidos también los estanques en el cráter volcánico de Waw an Namus, de Libia, o los cocodrilos descendientes de los crurotarsos que una vez gobernaron el mundo, o el “Jet-Man” en un vuelo de 5 minutos a 300 km/h sobre los Alpes…

Merece la pena.

Un abrazo.

13/11/09 23:37  

Publicar un comentario

<< Home