domingo, julio 04, 2010

De sorpresas y manadas

Vuelvo a las manadas de caballos grises que surcan el cielo con crines casi negras. Observo deslizar sus bordes por el camino; te digo: “persíguelas, somos sus jinetes, lentos y altos, levantamos sus sombras con nuestro peso. Ellas nos hundirán si no lo hacemos. Levantémoslas.”

Entonces, se vuelve triste tu rostro en un día que pudo no ser tan aciago. Luego, las sombras se condensan en figuras precisas: “¿toda aquella incertidumbre tiene esta forma?”, me preguntas, y yo dudo, dudo en dar la respuesta; no sé si es consuelo lo que precisas o sólo el filo de una hoja, además, brillante.
“Sólo un corte, una navaja”, me dices, y yo añado en mi silencio, “recuerdo las teclas del piano ensangrentadas por tus muñecas, pero no voy a decirlo, hoy quisiera no recordar el zumbido de las moscas”

Y nada es como debiera haber sido, pero tampoco nos sorprende.


Banda sonora del primer capítulo de "en Terapia" (títulos finales), Richard Marvin.
Para descargar la canción
pulsad aquí con el botón derecho.

4 Comments:

Blogger Hipatia dijo...

Es problema de la esperanza (un ancla lanzada al futuro) es ése, que "nada es como debiera haber sido".

Leyéndote en la primera parte me he acordado de un cuadro de Dalí, donde las nubes son caballos blancos. Una imagen preciosa la tuya, nubes de caballos negros que tocan ya el horizonte.

El peso de la incertidumbre.

Los seres vivos resistimos la falta de certidumbre con la adaptabilidad (evolucionamos); también utilizamos la inteligencia, el mundo culto, el habitante del cerebro, que continúa conociendo y coloniza otros cerebros.

Ahora voy a trasladar esto que he dicho a un planeta polarizado en dos creencias; coloco la lupa sobre las naciones y veo a los poderosos colonizando cerebros con engaños, y echando anclas de tradición y atraso a gran profundidad; algunos individuos -quizá muchos, pero con poca fuerza- haciendo vanos intentos...

La incertidumbre preside y sigo soñando con un mundo donde las anclas no participan.

Paisano, cómo me alegro de verte.

Un abrazo desde la nave.

4/7/10 11:05  
Blogger gaia07 dijo...

Quizá si intentáramos que debiera haber sido como nada, acertáramos más veces. Claro que entonces quedaríamos sorprendidos.

6/7/10 23:27  
Anonymous Anónimo dijo...

Quizá lo desolador, es que nada nos sorprende.

Así caigan chozos de púa, como dicen en mi tierra, no nos desasosiega que nada sea como debiera haber sido.

Eso sí, mañana las manadas de bisontes gritaremos al unísono;

España!!!ra ra ra...

"¿Y toda esa incertidumbre tiene esa forma?

Pues sí,así zumbamos las moscas.

7/7/10 4:12  
Anonymous Anónimo dijo...

No se pueden enseñar nuevos trucos a perros viejos. Anónimo

10/7/10 15:15  

Publicar un comentario

<< Home