domingo, enero 10, 2010

Permanentemente transitorio (II)

Quizás lleves unos minutos sujetando mi cabeza entre tus manos. Aún no te he mirado, pero sé que sonríes y que probablemente tengas húmedos los ojos. Aún no has dicho nada: no hace falta, lo sabes; y sabes que lo sé. De un momento a otro, acercarás tu torso para que apoye mi cabeza en él: será el momento de mirarte y, a pesar de todo, sonreír; será el momento de dejar de no pensar en estos pensamientos y destilar el instante del continuo del tiempo, de intentar marcar en la memoria lo efímero y pesado, la gravedad de ti frente a mí, mirándonos, el peso que nos levanta de nosotros mismos, nos transciende; de entender por qué algo así ha de ser efímero y no llorar por ello, sino por nosotros, por lo huérfanos que quedaremos en unas horas, por el desierto en el que nos convertiremos y aún no somos.


The border (l'emploi du temps, BSO), Jocelyn Pook.
Para descargar la canción
pulsad aquí con el botón derecho.

4 Comments:

Blogger ybris dijo...

Quizás sea ese el modo mejor de hacer permanente lo transitorio:
marcar en la memoria la parte pesada de lo efímero, la gravedad de las miradas, el peso con que nos elevamos, el dolor de que lo denso sea liviano y pasajero lo que ahora tanto nos define.
Entiendo perfecta -como tal me llega tras releerla- tu reflexión final:
"entender por qué algo así ha de ser efímero y no llorar por ello, sino por nosotros, por lo huérfanos que quedaremos en unas horas, por el desierto en el que nos convertiremos y aún no somos".

Un abrazo.

11/1/10 7:01  
Blogger Arya dijo...

Me quedo con lo de entender y no llorar.. y transcender asi de puros.. que la pena contamina o traiciona.

Un abrazo y mi sonrisa : )

14/1/10 5:13  
Blogger La paciente nº 24 dijo...

Echo de menos tu mirada.

16/1/10 18:26  
Blogger UMA dijo...

EXACTO...

20/1/10 18:33  

Publicar un comentario

<< Home