miércoles, enero 20, 2010

Digamos refugio como para amansar al alba

De la corta necedad de lo existente
se escapa un tirabuzón de perlas y de orgasmos:
difundo el silencio con tus gritos
mientras transciendo el ocaso del océano
-terrible compasión, piedad hiriente,
cercada extensión del llanto amplio-

Perdonad
pero no puedo
contentar al viento y a la palabra.

Perdonad que el tiempo se entremezcle
y se ponga una bufanda para el frío:
tu ausencia lo entumece y ralentiza,
lo recóndito le grita a pecho abierto,
le reclama contentar al silencio y al escándalo.

Como si hubiese un lugar donde dormirse.


Bir Başka Gün, Evanthia Reboutsika.
Para descargar la canción
pulsad aquí con el botón derecho.

3 Comments:

Blogger UMA dijo...

Me hago un tour a la melancolía y pienso si en el camino, alguien ha encontrado nuestros pedazos regados.
No hay arrepentimientos...
Recuerdos en este viaje, hermosos...
Y dos que siguen siendo sanguijuelas, bellas sanguijuelas.
Un abrazo.

20/1/10 18:34  
Blogger gaia07 dijo...

Esta vez ha sido la música que has escogido, te lo aseguro.
Atrapada en tus frases he estado allí, la he oído gritar de gozo, te he visto llorar y desgarrarte la camisa, suplicando al viento, cayendo abatido ante el océano, despreciando al tiempo y al olvido, al refugio y al sueño.

Y no sé si esta lágrima es de tristeza o placidez, y ya no sé si adorarte o detestarte por tanto que eres capaz de sentir.

20/1/10 23:25  
Blogger ybris dijo...

Hay lugares donde, si no dormirse, acaso reposar mirando más allá de la necedad y las ausencias hasta donde florecen perlas y orgasmos.
Allí se contenta lo contrapuesto con la bufanda que entibia cualquier frío.

Abrazos.

21/1/10 5:46  

Publicar un comentario

<< Home