viernes, agosto 14, 2009

De laureles y franquezas

pensaba en tu cuerpo breve en tu mirada hundido
como se hunde el sol en las mañanas
o se reparte el pan entre los pobres:
dame un cuerpo al que darle calor,
que no se escape entre las rejas de esta cárcel,
que no se vierta en la sombra de estos días.

pensaba en la violencia, en la lujuria, en el pasión con desafuero,
en cómo te cogía las caderas mientras me follabas,
en cómo la sangre mana de tus encías en mis besos,
¡en tanto! sin más allá que este segundo que se ha ido en la primera s.

pero tampoco es necesario -quizás ni justo sea- que recuerdes todo esto,
es sólo esta urgencia soslayable, urgencia de burgués venido a más burgués, pero que siente...
y tú que aún recuerdas cómo.

y sigue el funeral con sus banquetes
en esta hipócrita franqueza,
en este Olimpo sin laureles.


Nocturno opus 9 no. 2, Chopin (interpretado por el mismísimo Sergei Rachmaninov)



Para descargar la canción,
pulsad aquí con el botón derecho.

5 Comments:

Anonymous Anónimo dijo...

Tonta la que no recuerda (me gustan las franquezas ; )

Y te siento.

14/8/09 20:09  
Blogger gaia07 dijo...

Si le anulo en su pensamiento y obra, mal lo tiene (y no soy del parecer).

Pero si le reconozco burgués que siente y no consiente la farsante franqueza sin laureles, peor tiranía le pongo, la de ser traidor a su verdad y a su disfraz conjuntamente.

¡Qué maravilla de poema!
Un abrazo.

14/8/09 22:04  
Anonymous yop dijo...

"...pensaba en la violencia, en la lujuria, en el pasión con desafuero,
en cómo me cogías las caderas mientras te follaba..." y con Chopin no puedo no sentirme 'tocada'...

Bellísimo, aunque no fuese para mí, ni mi recuerdo.
Un gran beso.

15/8/09 2:45  
Blogger ybris dijo...

Hundido en la mirada de un cuerpo entregado.
No hay más allá que el segundo sibilante y sibilino de una s.
No hay más acá que el pozo de la pasión vivida y recordada.
Quizás sea más que la franqueza hipócrita de un banquete de funeral.

Abrazos.

15/8/09 5:51  
Blogger La paciente nº 24 dijo...

No estar siempre fue puro formalismo. Tal vez como ese cuerpo que pides no por ser cuerpo, sino por sostener otro tipo de materia, menos densa y mucho más líquida. O la sangre de una boca derramándose en tus besos como una fuente necesaria de violencia licuando “Necesidad de”. Sería entonces posible estar en todas las urgencias, en todos los funerales y en todos los olimpos de cuerpo presente, sin ser dioses, ni muertos, ni heridos…


[Por ejemplo, ahora estoy]

16/8/09 13:56  

Publicar un comentario

<< Home