jueves, noviembre 02, 2006

Medida del destino

¿Cuál será la función de estas horas
compuestas por miles de kilómetros?
¿Cuál la duración de esta distancia
que hoy tiene seiscientas setenta y dos horas?
¿Cuál el destino de estos
tres millones doscientos cincuenta y seis mil latidos?

Todo es justo por que tú eres su medida,
aunque necesito que también seas su destino.


8 Comments:

Blogger Arya dijo...

no se mide..
solo abrazalo..
asi ese destino, sera tuyo..

3/11/06 1:50  
Blogger ybris dijo...

Formidable y genial intento de medir distancia en horas y horas en kilómetros.
Y averiguar el destino de millones de latidos.
No sé por qué me parece que si alguien llega a ser la medida de distancias y tiempo tendrá que acabar sin remedio siendo su destino.

Un abrazo.

3/11/06 9:06  
Blogger Carz dijo...

Arya,

no se mide, pero se siente la distancia.

Te siento cercana, gracias.

3/11/06 21:18  
Blogger Carz dijo...

Ybris,

Eso pienso yo.
Y me siento armado de paciencia, de una seguridad en que estamos evolucionando en la forma de amarnos.

Gracias por tus palabras.
Un abrazo

3/11/06 21:21  
Blogger Insanity dijo...

Bellísimo texto, Carz.
Felicidades.
In

4/11/06 9:04  
Blogger Carz dijo...

Gracias Insanity, eres muy generosa.
Carz

5/11/06 1:40  
Blogger Simplemente Olimpia. dijo...

Convengo con Ybris, un intento... y respondería, por que no hay preguntas que no puedan responderse o incómdas, pero si respuestas insatisfactorias y/o poco placenteras.
De todas formas una deliciosa forma de medir cuando el destino es ine/evitable, dudoso, deseado o engañoso...al fin y al cabo...término, final...límite.

Siempre...Olimpia.

5/11/06 4:53  
Blogger Carz dijo...

El destino siempre es la frontera difusa entre lo posible y lo deseado.

Difuso.... Carz

5/11/06 15:04  

Publicar un comentario

<< Home